Crónica del Laboratorio Rolero (septiembre de 2017)

Y aquí estamos de nuevo con el segundo Laboratorio Rolero del año, ese estupendo evento que realizamos periódicamente en el club con el fin de probar juegos y de dar a conocer nuestra afición a los vecinos de Ibi y a quien desee visitarnos. Este año está siendo muy especial puesto que hemos contraído el compromiso de ofrecer de forma mensual una actividad organizada, más compleja que las que se realizan de forma habitual, con el fin de dar mayor visibilidad a las posibilidades del ocio alternativo y cultural en la villa, tanto a los jóvenes como a toda persona que desee conocernos.

Para que todo llegase a buen término hemos contado con unos directores de juego de lujo, nuestra querida y muy valorada señora Lucía Lorente, experta en ambientaciones tenebrosas y desarrollo dinámico de secundarios, junto a los señores José Ángel Alós, gran narrador y especialista en los juegos de terror, Salvador Campoy, coleccionista recalcitrante y difusor de nuevas tendencias lúdicas, Alberto Mira, amante de la cultura japonesa y metalero de corazón, y un servidor de ustedes, el bueno de J. Mariano Sáez, apasionado de las ambientaciones históricas y de la exploración clásica de laberintos.

A diferencia del evento de febrero, en el que decidimos centrarnos en los productos de una misma editorial, esta vez la elección de los juegos ha sido libre con lo que la oferta ha sido muy variada. Alós nos trajo una aventura bélica en la ambientación de Achtung Cthulhu con el sistema Savage Worlds, Campoy narró una divertida aventura del juego de Holocubierta Guardianes del pandemonio, Lucy sorprendió con una irrepetible partida de The Dresden Files, Alberto dirigió La leyenda de los cinco anillos para jugadores noveles y yo dirigí Clásicos del mazmorreo.

Como viene siendo tradición en estos eventos, tras las dos partidas de la mañana los asistentes fuimos a comer al restaurante asiático acostumbrado y disfrutamos de la tertulia, las risas y la buena compañía.

Sin ánimo de realizar un ejercicio de autocomplacencia (eso está muy feo) podemos decir que el evento fue un éxito. La asistencia fue elevada, las mesas se llenaron y además hubo partidas de juegos de mesa que ampliaron la oferta de actividades para recibir a los visitantes rezagados, una vez empezadas las historias de rol. Lo mejor de todo fue que el evento ha servido para ampliar el número de parroquianos que viene los fines de semana a visitarnos y a disfrutar de lo mucho que se puede hacer a cinco minutos de casa.

¿Quién podría decir que se puede luchar contra las fuerzas del mal, ser parte de un cuento como los de Esopo, ponerte en la piel de un shogun o explorar oscuros pasadizos sin moverte de casa y ni siquiera encender la tele?

Crónica del Laboratorio Rolero (Febrero de 2017)

Tras un día intenso lleno de alegría e ilusión damos por concluido nuestro primer laboratorio rolero del año. Como ya contamos en una entrada anterior, la temática se ha enfocado a una pequeña selección de títulos del amplio catálogo de la editorial Nosolorol, cuyos responsables con generosidad nos han proporcionado los materiales necesarios para facilitar la tarea de puesta en marcha del evento y permitir una espléndida presentación de las actividades.

El día ha comenzado con una partida de demostración de Blacksad el Juego de Rol arbitrada por un servidor. La partida es Oda para un amigo de Pedro J. Ramos, una historia de violencia, verdades a medias y decisiones difíciles que nos ha encantado a todos. Para ambientar la historia he puesto la banda sonora del videojuego L.A. Noire, que ha venido como anillo al dedo.

En general muy contentos con el reglamento de Blacksad. La sensación general ha sido el de ser un sistema sencillo, divertido, versátil y que se adapta no solo a la ambientación del cómic, sino al del mundo de la novela negra. Los dados, que son un accesorio opcional, proporcionan una herramienta muy estimable para que el juego resulte más intuitivo y visual.

 


El uso de animales antropomorfos, que puede ser algo que pueda resultar extraño al principio, añade una dimensión metafórica tan interesante como la que ofrece el propio cómic. De hecho, al principio tenía la sensación de que era algo que funciona muy bien bajo ese medio, pero que en el plano de la narrativa oral podía restarle seriedad e incluso romper la historia. Nada más lejos de la verdad, en la práctica no solo es un elemento útil, sino que permite realizar el mismo tipo de alusiones y además jugar con los recursos de nuestro lenguaje, donde no escasean las referencias al mundo animal. Se mezcla así una historia muy seria con algunas bromas que lejos de romper con la trama te permiten jugar con el ritmo narrativo de una forma bastante creativa. Al margen de la herramienta que supone el uso de aspectos en el propio reglamento.

 

Terminada la partida, como está mandado, hemos ido a tomar un descanso en un restaurante asiático cercano al club. Como siempre, un trato agradable y cercano a precios muy competitivos. Mientras nos poníamos como el Quico y el chico del esquilador juntos, nos hemos dedicado a hablar de las anécdotas de la mañana, de los preparativos de la tarde y de las ideas de futuro del club, que se resumen en más eventos y más trabajo para lograr una oferta de ocio alternativo sólida en esta pequeña pero querida villa nuestra, además de en la colaboración con eventos de otros lugares, de los que ya hablaremos en su momento si todo llega a buen puerto.

 

Por la tarde, como ya aventuramos, hemos tenido dos actividades. La primera una partida de Cultos Innombrables, también proporcionada por la editorial, y de título Un hechizo por Corben, y la segunda una introducción al mundo de Hombre Lobo 20 aniversario para nuevos jugadores en el rol. Algo que ha combinado charla explicativa sobre el mundo del rol, sobre la ambientación de Mundo de Tinieblas, sobre las actividades del club, sesión preparatoria para una futura campaña y agradable tertulia vespertina, que también son necesarias.
Un hechizo por Corben ha sido estupendo. Ha permitido mostrar la considerable flexibilidad del sistema Hitos y la modernidad de la propuesta jugable que es Cultos. Mientras que otros juegos basados en el mundo de los Mitos de Cthulhu se basan en la premisa de que las acciones de los personajes deben estar limitadas por el anclaje a la moral tradicional, la de Cultos es que los personajes tienen libertad absoluta para alcanzar el fin de obtener el mayor conocimiento arcano posible, saltándose las reglas cuando sea necesario, lo que de todos modos va a llevar de forma irremediable al horrible destino de una senda de degeneración que va a resultar imparable.

Especialmente refrescante es el sistema de magia, que yo ya conocía bien, pero que puesto sobre la mesa resulta flexible, útil y fácil de utilizar en los momentos en los que hay más acción. Debo decir que ha dado lugar a una escena épica en la que un personaje le ha quitado el corazón a un ente maligno del más allá usando sus poderes para abrir caminos donde no los hay.

Y sí, ha sido una transgresión de la senda que estaba planeada en la aventura, pero lo realmente bonito del rol es poder subvertir todo aquello que es capaz de mantenerse en pie el tiempo necesario. No voy a contar más detalles porque no está en mi ánimo destripar información del argumento.

El balance de la experiencia ha sido por lo general positivo. Hemos iniciado a cinco personas en los caminos del rol, ya sea a través de las partidas o del híbrido entre partida y charla, y hemos dado a conocer o puesto en marcha juegos que teníamos en nuestra biblioteca y merecían un espacio en el club por derecho propio.

Y sobre todo nos los hemos pasado de maravilla, que al fin y al cabo de eso se trata esta afición nuestra. Además, quienes han hecho de observadores se han mostrado interesados en los juegos y pretenden jugar en próximas sesiones, así que la aventura no ha hecho más que comenzar.

Si tú, querido lector, sientes curiosidad, anímate, en el club nunca vas a a estar de más. Te vas a sentir cómodo entre buenos amigos conociendo mundos más allá de la imaginación. Y todo eso está al alcance de tu mano y unos simples dados.

Guardar

Guardar