¿Qué diablos ha ocurrido aquí?

El policía no solía abrir el buzón de ese pequeño pueblo porque nadie escribía allí.  Pero ese día no estaba siendo normal, ese día encontró dos notas.

Abrumado por lo que había visto al llegar, se sentó en el suelo de su vieja cabina azul y comenzó a leer la primera nota.

 

Es mi deber informar de que ha ocurrido un terrible incidente en el pueblo.  Unos vecinos se quejaron de un terrible hedor que provenía de casa de Bannerman, así que nos dirigimos allí a investigar.  Encontramos la puerta abierta y gran parte de la casa en un claro estado de abandono, pero lo peor era la dantesca escena que nos aguardaba en el dormitorio: hemos hallado el cadáver de una “mujer de moral laxa” brutalmente mutilado, con claros signos de tortura y de innombrables prácticas sexuales.  Procederemos a darle sepultura en breve.

Es evidente que el tal Bannerman es un perturbado peligroso y que es imperativo darle caza.  Quizá haya sucumbido a la oscura presencia que emana de las entrañas de la tierra y que ha amenazado a la buena gente de Dunval durante generaciones, pero ya es demasiado tarde para él.

Confío en que pondrá en marcha los procedimientos pertinentes para atrapar al asesino, nosotros por nuestra parte intentaremos expulsar a la entidad sobrenatural que anida en las profundidades de la torre.

Profesor Toulé, experto en alta magia.

 

El policía soltó un fuerte bufido y se secó el sudor antes de leer la siguiente nota.  Hacía rato que las manos le temblaban.

 

Lo más normal es que se pregunte dónde están los vecinos de Dunval, porqué están todas las casas destrozadas y, en general, qué diablos ha pasado aquí.

Y se merece una explicación, buen hombre, aunque tal vez le cueste un poco creerme.

Cuando en mi informe anterior mencioné que éste (al menos antaño) tranquilo lugar estaba bajo el influjo de una fuerza oscura, creo que me quedé terriblemente corto. Una maldición impuesta por un espíritu feérico proveniente de la cercana Irlanda aquejaba a Dunval, un terrible embrujo capaz de alzar a los muertos y transformarlos en criaturas horrendas. Generaciones y generaciones de buenas gentes transformadas en espantosas abominaciones se arrastraban bajo las ruinas de la torre. Estos seres atacaron el pueblo durante el breve tiempo que tardamos en ir y venir de la ciudad, a la que fuimos a por provisiones y materiales esenciales para nuestra empresa.

Tuvimos que hacer frente al horror mis dos compañeros y yo, ya que lamentablemente perdimos a dos amigos muy queridos en ese ataque. Afortunadamente todo salió bien y logramos purgar esta bella tierra de aquellos engendros, aunque el lunático del que le hablé en mi informe aún no ha sido localizado, por lo que le imploro que lo busque por todos los medios. Es posible que aún siga bajo la influencia de la maldición, por lo que le recomiendo que extreme las precauciones.

Profesor Toulé, Experto en alta magia y en demoliciones

P.d.: Echar abajo la iglesia fue imperativo para cumplir con nuestra labor.

El policía reunió toda la fuerza que pudo y salió de su cabina azul.  ¿Era cierto? Ahora le tocaba a él terminar y cazar a ese asesino.  Dio unos pasos hacia las primeras casas de la ciudad y se encontró cara a cara con una extraña criatura.  Escuchó un gruñido y antes de que pudiese coger su arma, la criatura que parecía humana se abalanzó sobre él y le arrancó un dedo.

Continuará…